Atención a la diversidad

Sobre reformas, integración – inclusión y exclusión educativa: Reflexiones a partir de la experiencia española

Como bien sabemos, las reformas educativas han asumido, desde el discurso, la diversidad de los niños y niñas que conforman nuestras sociedades. Esto en la práctica, se ha traducido en la incorporación en los centros escolares regulares de un alumnado diferente, antes excluido, desde los planeamientos de la  normativa central en espacios especiales, con maestros especiales, aulas especiales y materiales especiales. Profesores y profesoras se vieron abriendo las puertas de sus aulas y comenzó a incorporarse en la jerga educativa el término ‘integración’ al mismo tiempo que en las vidas de muchas familias se hacía realidad un sueño para sus hijos e hijas, hermanos y hermanas. Profesionales quijotescos y apoderados infatigables, apostaron y creyeron que la integración educativa sería el primer paso para que ese alumnado estigmatizado lograra un rol activo en la sociedad, donde el ámbito laboral y la independencia en la vida cotidiana, serían el signo efectivo de un triunfo. No obstante, pasadas ya unas décadas de las primeras experiencias de este tipo, es posible observar posturas encontradas entre los actores implicados en torno a lo que realmente se produjo. Desencanto y disidencia, o bien, esperanza ante casos de alumnos y alumnas donde sí el éxito se hizo presente cambiando significativamente sus vidas. Eso sí, más allá de opiniones varias, lo que es efectivo es el verdadero desajuste entre las reformas educativas, que impactaban a nivel estructural, y las repercusiones a nivel organizativo para la vida interna de las escuelas ordinarias, ya que, muchos de los profesionales de la educación en ejercicio poco y nada sabían sobre estos ‘nuevos miembros’ de la comunidad escolar. No se les había consultado ampliamente y en profundidad  (para recoger sus pareceres, o más oportunamente, para valorar sus aportes fruto de la experiencia), restringiéndolos, en definitiva, a un rol pasivo y ejecutor.

Fuente: Revista Latinoamericana de Educación Inclusiva

Leer el artículo completo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s